El caso Sanabria, la salida al mar, y la DEA

by

BoliviaSol, 3 de marzo 2011

El ex general René Sanabria cayó en una trampa bien tendida entre los gobiernos de EEUU y Chile.  A Bolivia no se le notificó del asunto hasta después de efectuado el arresto de Sanabria, cuando se enteró el mundo entero.

Es posible que la decisión de no informar al presidente Morales haya sido producto de simple prudencia, considerando el riesgo de que alguna filtración del lado boliviano frustrase la operación. También es posible que hay más detrás del hecho.

La operación avanzaba en paralelo a las negociaciones sobre una salida al mar por Chile. Un arresto exitoso, sin participación boliviana, previsiblemente serviría para alentar al pueblo chileno a mantener el rechazo al pedido boliviano: ¿Qué clase de futuro tenemos con un tal gobierno en Bolivia? Casi al mismo tiempo que salía la noticia del arresto, el presidente Piñera opinaba que Morales se encontraba debilitado políticamente por los efectos del alza en los precios de combustible, situando esto como elemento de juicio en las negociaciones sobre una salida al mar. El arresto, sin participación boliviana, contribuiría a la aseverada debilitación. ¿Fue mera casualidad la sorpresa de la operación contra Sanabria y su grupo?

Por su parte, EEUU mantiene también negociaciones con Bolivia, sobre un acuerdo marco de relaciones.  Ese intercambio está estancado, aparentemente en torno a la insistencia boliviana en una relación de iguales y del no retorno de la DEA a Bolivia. Es conveniente para EEUU un arresto de oficiales bolivianos, como argumento de que, sin la DEA, Bolivia es incapaz de controlar el narcotráfico. De hecho, esta semana el Departamento de Estado le comunicó al Congreso que ““Tanto Venezuela como Bolivia han fracasado manifiestamente en cumplir los compromisos internacionales de control de narcóticos”.

Casi simultáneamente la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), un organismo de la ONU del cual poco se oye, anunció su satisfacción –la noticia fue difundida ampliamente– con los procedimientos antidrogas (no necesariamente los resultados) existentes en Colombia, pero descalificó a Bolivia, aduciendo que no cumple con los tratados internacionales al respecto. ¿Es mera coincidencia todo esto?

La política de EEUU requiere repartir en los países de Latinoamérica no sólo instancias de la DEA, sino también bases militares, las que justifica como defensas contra el narcotráfico. En Bolivia, el tema de las drogas representa para EEUU la posible entrada de un centro de inteligencia y operaciones, mientras que resucita para debate interno el caballito de batalla de las drogas y la DEA. No sorprende que la Convergencia Nacional (CN) ya repite el estribillo, demandando la reinserción de la DEA en Bolivia. La diputada de CN Maida Paz el martes opinó que la expulsión de la DEA sólo ha perjudicado la lucha antidroga en el país.

Los sucesos a veces coinciden, como cuando los planetas se ponen en fila. En asuntos de política internacional, sin embargo, las coincidencias más frecuentemente son manufacturadas. En el tema de marras, son muchas las coincidencias.

About these ads

Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 162 seguidores

%d personas les gusta esto: