Un histórico aporte de Bolivia a las ciencias sociales

by

Juan Carlos Zambrana Gutiérrez
 
Es bien sabido que el camino del desarrollo económico ha sido traumático, injusto y destructivo para los pueblos indígenas de América Latina. A pesar de las frustrantes experiencias vividas durante el histórico recorrido de los países latinoamericanos hacia la definitiva superación económica, en los últimos 10 años los bolivianos han realizado un significativo aporte al campo de la ciencia económica y social al replantearse el asunto del desarrollo.
 
Los bolivianos, inspirados por algunos de sus intelectuales y movidos por sus líderes políticos, reconocieron la existencia de un proceso de aculturación mundial cuyo flujo cultural transita desde los países económicamente más desarrollados hacia los países en vías de desarrollo. Se observó que las culturas endógenas estaban bajo el ataque de un poderoso proceso que amenazaba con transformarlas y hacerlas desaparecer. En el caso de Bolivia este proceso se llama occidentalización y su modus operandi se caracteriza por el uso, por parte de los países europeos y los del norte de América, del poder económico, las ventajas tecnológicas y los adelantos en el campo de la ciencia, como instrumentos de dominación que les permiten reproducir la llamada “cultura occidental” en los países en vías de desarrollo.
 
El proceso de occidentalización se sirve actualmente de la globalización. El caso de Singapur es ejemplo de ello. Algunos estudios, incluidos los de A.T. Kearney, la revista Foreign Policy y el Foro Económico Mundial, señalan a Singapur como el país más globalizado del mundo. Sin embargo, cabe observar que el mencionado país no ha podido nivelar las relaciones interculturales, pues se evidencia una desequilibrada tendencia al relacionamiento con los países que dominan las esferas de la innovación tecnológica, las finanzas y el comercio internacional (en Singapur el sistema educativo funciona en inglés y está supervisado por profesores provenientes de Estados Unidos y Gran Bretaña).
 
Adicionalmente, el economista Valentino Piana, director del Instituto Web de Economía, realizó su propia investigación y elaboró un gráfico de la estructura jerárquica de las relaciones interestatales de dominación en el que ubicó a cinco Estados en la categoría de “centro”, es decir: estos eran los países que dominaban sobre otros sin que ningún país pudiera ejercer verdadero dominio sobre ellos. Estos países eran ni más ni menos que Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Japón y Alemania.
 
Estas son sólo dos maneras de demostrar brevemente que los países que lideran los campos de la economía, la ciencia y la innovación tecnológica utilizan estos recursos como herramientas para tratar de homogeneizar culturalmente sus respectivas áreas de influencia,  por medio de las instituciones de la educación y el recurso del saber, muy valioso en una economía del conocimiento.
 
Conscientes del chantaje que subyacía en la idea de abrirse a la globalización y a la occidentalización para lograr una efectiva transferencia de tecnologías y conocimientos que permitieran alcanzar el desarrollo económico, la primera alternativa que venía a la mente antes de que se ideara el “proceso de cambio” de Bolivia, era aquella que sólo podía empobrecer aún más a los bolivianos en una era económica de interdependencia global: se imaginaba el suicidio económico del aislamiento etnocentrista. Esta estrategia retrógrada sugería que los pueblos de Bolivia volvieran la mirada a sus modos de producción originarios, que se abastecieran por su cuenta y que preservaran sus lenguas y costumbres aislándose absolutamente de la globalización, para librarse así de la influencia cultural de las potencias económicas. Esto habría generado que estos pueblos se perdieran de los beneficios y utilidades de la globalización.
 
Afortunadamente, en Bolivia se ha logrado algo asombroso en el campo de las ciencias sociales. Se ha institucionalizado un proyecto nacional que ambiciona la globalización de la interculturalidad, con el objeto de promover el intercambio cultural equilibrado y recíproco. Los bolivianos de hoy no le huyen a la globalización, le exigen interculturalidad.
 
La población boliviana ha experimentado aquello que el filósofo alemán Jürgen Habermas llamó saber emancipador y que reconoció como fruto de la autorreflexión provocada por el diálogo. En palabras del filósofo francés Stéphane Haber: “No se trata de dirigir las conciencias en función de un saber absoluto, sino de esclarecer a los agentes a partir de lo que saben, dicen y aprenden en el transcurso de los diálogos en los que participan.” De modo que, como resultado del proceso dialógico, practicado a todo nivel en la sociedad boliviana, vino la autorreflexión, y esta permitió que las colectividades alcanzaran un nuevo estado de conciencia y se prepararan para exigir la igualdad en dignidad, derechos y oportunidades, en un marco de respeto a la diversidad cultural.
 
En este momento se temía que el camino al desarrollo económico pudiera revertir los beneficios que el saber emancipador ya había generado en la población. Se trató entonces de idear la manera de proporcionar al pueblo las tecnologías, las innovaciones, el conocimiento, la técnica y los mercados necesarios para alcanzar el desarrollo económico y promover al mismo tiempo la buena práctica de la interculturalidad, imprescindible para los bolivianos de la presente generación.
 
Actualmente, el Plan Nacional de Desarrollo de Bolivia es evidencia del notable esmero con el que los bolivianos se han propuesto encarar el asunto del desarrollo en un marco de interculturalidad. En este documento se plantea la estrategia que permitirá a la población proseguir al abandono de la parcialidad etnocéntrica para avanzar hacia una mejor comprensión del intrincado universo cultural de nuestro planeta, en el que hace falta reconocer una identidad mundial, una latinoamericana, una nacional, una étnica y una familiar, con el objeto de alcanzar una convivencia equilibrada, que provea de instrumentos políticos democráticos (planes, leyes e instituciones) que promuevan un relacionamiento en el que todos los grupos culturales puedan dar en la misma medida en que reciben, equilibrando de manera ininterrumpida la balanza del intercambio multidireccional y recíproco.
 
Este proyecto se materializa en el nivel nacional por medio de las reformas del sistema educativo, que ahora promueven el intercambio cultural en lugar de la mera occidentalización de los estudiantes; las nuevas leyes en contra del racismo y la discriminación; y todo un abanico de políticas sociales que permiten revalorizar las culturas endógenas y que promueven el intercambio entre estas. Sucede lo mismo en el campo de las relaciones internacionales, pues hoy se desarrollan en un marco de interculturalidad en lugar de en uno de occidentalización. El gobierno nacional es ahora libre de hacer negocios y emprender proyectos con países de cualquier parte del mundo y se ha permitido una amistosa relación con países que comparten el compromiso de proteger la riqueza cultural endógena frente a la occidentalización, como es el caso de China, Irán, Venezuela y Ecuador, entre muchos otros. La Diplomacia de los Pueblos, es también una innovación político-social que promueve la participación popular en las relaciones internacionales y así mismo el intercambio cultural directo, más allá de las fronteras nacionales.
 
Por las razones mencionadas anteriormente, y a pesar de que en un primer momento haya sido necesario un contexto social de elevada conflictividad en el que los Movimientos Sociales tuvieron que enfrentar los obstáculos que bloqueaban la potencialidad colectiva de aprendizaje y de creación, el proceso de cambio boliviano se constituye en uno de los mayores aportes que los bolivianos hayan hecho al campo de las ciencias sociales, pues los datos macroeconómicos y el progreso social están demostrando a políticos y académicos que es posible avanzar a paso firme en el camino del desarrollo y escapar al funesto destino de la occidentalización del mundo, gracias a la conciencia social y el compromiso político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: