¿El Tipnis??? en Washington DC

by

Juan Carlos Zambrana Marchetti (5 oct)
- El sábado 1 octubre me comentaron que circulaba en Internet una convocatoria para el día siguiente a una protesta de residentes bolivianos frente a la Casa Blanca en defensa del Tipnis. Me pareció curioso, por lo que decidí averiguar de qué se trataba. Encontré varias convocatorias, pero una de ellas me llamó la atención en particular. Convocaba no sólo a protestar contra la construcción de la carretera, sino también a guardar un minuto de silencio por los “muertos” y “desaparecidos” entre los indígenas a causa de la represión del gobierno del presidente Evo Morales.

Al día siguiente decidimos con mi esposa dar una vuelta por el lugar y el espectáculo que vimos fue lamentable. Aproximadamente, 16 personas, bastante distanciadas unas de otras, caminaban formando un círculo de unos doce metros de diámetro, desde cuyo centro un hombre con un megáfono difamaba al presidente boliviano Evo Morales.

Completaba la escena del entierro del Tipnis, o de los muertos del Tipnis, la mismísima muerte, vestida de verde y blanco con un letrero que decía Evo asesino. Le creen ciegamente a la desinformación, pensé, porque quizá no sabían que no hubo un solo disparo en la disolución de la marcha y mucho menos muertos.

La problemática del Tipnis parecía pasar desapercibida por los manifestantes, más concentrados en insultar al presidente Morales de narcotraficante por querer construir lo que llamaron “la carretera de la cocaína”. También de dictador, supuestamente por destruir la democracia al tener “presos políticos”, sin mencionar los delitos comunes por los que sus líderes están imputados en Bolivia, sus crímenes económicos contra el Estado boliviano, los cargos de terrorismo y alzamiento armado por los cuales gran parte de la vieja élite cruceña se convirtió en refugiada antes que en prófuga de la justicia.

Pedían además la invasión a Bolivia con carteles y fotos incluidas que decían ‘Mubarak, Gadafi y el siguiente es Morales’ ¡No más dictadores!’. A través de esa violencia, exigían democracia en Bolivia acusando a la OEA y a las Naciones Unidas de vendidos al gobierno de Morales por no haber atendido sus quejas, obviamente infundadas.

Como último recurso, protestaban ante la Casa Blanca en un intento de apuntalar, a nombre del pueblo boliviano, la presión intervencionista que realiza contra la administración Obama la extrema derecha republicana.

“Estos no representan ni remotamente a Bolivia”, comenté al ver caras conocidas entre los manifestantes. “Tampoco a la comunidad boliviana en Virginia”, añadió mi esposa Elena Abolnik. El grupo de participantes se reducía a los opositores políticos de Evo Morales y a los cruceños que se aglutinaban en torno al disuelto Comité pro Santa Cruz de Virginia, y ahora al carnaval cruceño y el Día de la Tradición.

Curiosamente ni los cruceños allí presentes eran una justa representación de Santa Cruz, mucho menos del pueblo boliviano. Elena y yo lo sabíamos, a ciencia cierta, porque siendo ambos cruceños y miembros de organizaciones pro Bolivia conocíamos también a otros cruceños y bolivianos que entienden claramente el valor del proceso de cambio en nuestro país.

A Elena se le ocurrió pensar que quizá ellos no sabían, a excepción de los organizadores, lo que hacían al desprestigiar de ese modo a Bolivia. Puede ser, le respondí, pero nos retiramos comentando que lo expresado en la protesta seguía la línea del discurso de la oposición boliviana cuando viene a Washington a pedir intervención en Bolivia, apoyada en el interés común que tiene en hacerlo su similar republicana.

Lo mismo dijeron en el Capitolio el 17 de noviembre de 2010, ante la cúpula republicana, Luis Nuñez, hablando en nombre de los cruceños, y Víctor Hugo Velasco, en nombre de los indígenas.

Dos representaciones apócrifas que reflejaban la nueva alianza política de la oposición a Morales para fingir alguna conexión entre la ideología conservadora de extrema derecha y los indígenas ahora convertidos en influyente electorado.

Sin embargo, la protesta no estaba ahí por casualidad. Era representativa de algo y lo que logré admitir que reflejaba era la inconsistencia de la causa opositora en Bolivia, unos pocos hablando barbaridades en nombre del pueblo boliviano. Gritando, mejor dicho insultando ante la frustración de quedarse cada vez más aislados en su fundamentalismo político-religioso, ante una mayoría abrumadora de bolivianos que entiende perfectamente la justicia del proceso de cambio.

Quizá les convendría reflexionar sobre las consecuencias que tuvieron para el país similares actitudes en el pasado. La oligarquía minera, que pedía intervención contra Busch y Villarroel, hizo posible el saqueo del estaño y las masacres de mineros. Los pedidos de intervencionismo contra Torres ocasionaron la dictadura de Banzer y la muerte de muchos bolivianos. Las quejas contra Lidia Gueiler produjeron el sangriento narco-Estado de Luis García Meza, y aquellas contra Hernán Siles Suazo produjeron el neoliberalismo que en dos décadas entregó el país a las transnacionales hasta dejarlo en despojos.

También les convendría hacer un acto de contrición con respecto al daño que se le está haciendo a la imagen de la comunidad Boliviana en Washington DC., de parte de los políticos de oposición que desde su llegada a Estados Unidos han logrado la adhesión de algunas personas, las cuales parapetadas detrás de organizaciones con fines culturales los han inundado con propaganda política en forma constante y sistemática, propagando la desinformación que generan desde Bolivia.

Muy frecuentemente, nuestros actos tienen efectos impensados, de los cuales somos por siempre responsables, aunque por algún tiempo no podamos entenderlo claramente. Todos tenemos derecho a disentir y a expresarnos, pero es extremadamente peligroso promover la intervención político-militar a la tierra que nos vio nacer.

http://www.juancarloszambrana.com

About these ads

Etiquetas:

Una respuesta to “¿El Tipnis??? en Washington DC”

  1. Ana Karina Saavedra Says:

    Los racistas del pasado ahora se hacen a los indigenistas, acostumbrados a la cultura de lo “desechable”, ahora son ambientalistas, gente que jamas en su vida supo de la existencia de estos pueblos y por lo tanto jamas hizo nada por ellos, ahora los defiende a ultranza, pero como de costumbre no tienen ninguna propuesta.. la cosa es oponerse por oponerse..
    Cuando todo esto termine con o sin carretera, estos pueblos volveran al olvido, o mas bien, sólo serán recordados en momentos de urgencia politica.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 158 seguidores

%d personas les gusta esto: